Última hora:
Inicio / Opinión / Neftalí, la grosera impostura

Neftalí, la grosera impostura

Neftalí del Toro, presidente municipal de Tapachula.
Neftalí del Toro, presidente municipal de Tapachula.

Por José Luis Castillejos

Bajo el manto de la “secretividad” y de espaldas a los intereses de Chiapas, el ex diputado priísta y hoy presidente de Tapachula, Neftalí Armando del Toro Guzmán, lideró y promovió -en su calidad, en aquel entonces, de presidente de la Junta de Coordinación Política de la Sexagéxima Quinta Legislatura del Congreso- la restitución del pago de tenencia vehicular que es rechazada por los chiapanecos.

Corría el 7 de diciembre del 2013 y los periodistas fueron literalmente echados del Palacio Legislativo de Tuxtla Gutiérrez para que los legisladores pudieran utilizar el “fast track” o vía rápida para poder aprobar el cobro de la tenencia. Eso desató una arremetida desde las redes sociales, únicos medios donde los ciudadanos ejercen una total libertad de expresión desde donde lanzaron toda clase de epítetos contra los legisladores chiapanecos.

Sin importarles la protesta ciudadana y sin la observación de la prensa, diputados locales de todos los partidos políticos, encabezados por Del Toro, aprobaron un mecanismo legal bajo la cobertura y argumento de que la crisis financiera de México había impactado a Chiapas y el Estado carecía de recursos para su desarrollo, combate a la pobreza y desarrollo de obras, entre otros insostenibles argumentos.

Los chiapanecos reaccionaron con mentadas de madre, calificaron a los políticos de “improvisados”, “oportunistas”, y de ceñirse a los caprichos del gobierno de turno. La gente reclamó, en su momento, la actitud legislativa y añoraban la propuesta del gobernador Juan Sabines Guerrero quien en el 2011 decidió eliminar el impuesto. Neftalí del Toro y su camarilla política devolvieron de golpe y porrazo a la realidad a los chiapanecos que hoy padecen y que en el 2016 deberán pagar, otra vez, la tenencia, que ha sido anulada en otros estados del país.

Para concretar el golpe certero a la economía de los tenedores de vehículos, los legisladores -con el “Torito”- a la cabeza argumentaron que el Estado estaba con las arcas vacías, pero se cuidaron de no atribuirle directamente a Sabines Guerero los adeudos que bordearon casi los 40 mil millones de pesos en su administración y avalaron, a la postre, las cuentas de este en medio de la protesta ciudadana.

Todos se confabularon y desde lo oscurito aprobaron un documento que hoy el diario YA! da a conocer en exclusiva. El oficio fue mantenido oculto y tuvo el aval de los coordinadores de las fracciones parlamentarias del Partido Verde Ecologista de México, PAN, PRD, Partido Orgullo Chiapas y Movimiento Ciudadano y Partido Revolucionario Institucional, agrupación última que, coludido con el Partido Verde Ecologista, impusieron a Neftalí del Toro en la alcaldía de Tapachula, considerada unas de las ciudades estratégicas para la seguridad nacional.

Según el acuerdo, ahora en Chiapas se aplica el gravamen a todos los coches. Se acordó otorgar un subsidio del 20% durante el mes de enero, 10% en el mes de febrero, 5% en el mes de marzo, para aquellas personas físicas, sujetas al pago del Impuesto Estatal sobre Tenencia o Uso de Vehículos. El padrón vehicular actualmente es superior a los 685 mil vehículos (80 por ciento son particulares y el resto del transporte público) que en conjunto pagan unos mil millones de pesos por concepto de impuesto vehicular.

Pese a que el gobierno del Estado determinó que el reemplacamiento de vehículos no sería obligatorio en el 2014, los chiapanecos han elevado su protesta. A Neftalí eso le valió, se siente “blindado” por su fuero, primero legislativo y, ahora, de alcalde. Goza de la protección de los máximos jerarcas del PRI a quienes les ha vendido la idea de que él puede darle continuidad del control del bastión priísta que es Tapachula.

Neftali Del Toro se comprometió a gobernar ‪Tapachula con transparencia. Prometió una política de puertas abiertas y gobernar de cara al pueblo. Ese es su discurso. La realidad es otra. La sociedad reclama que se precise cuál será su Plan de Gobierno y que aclare si es que vendió su participación en los comicios frente al ex candidato del PAN, Enmanuel Nivón y si recibió o no 10 millones de pesos para, presuntamente, vender la alcaldía en aquella ocasión.

En vez de someterse a pruebas antidoping o aceptar el reto del edil de Tuxtla Chico, Juan Carlos Orellana para bajar de peso, el presidente municipal de Tapachula, Neftalí del Toro Guzmán, debe someterse a una prueba de confianza y fiscalización y ver si realmente tiene el respaldo ciudadano.

La ruta de su gobierno apenas comienza.

joseluiscastillejos@gmail.com

@jlcastillejos

Acerca de Jose Luis Castillejos

Compruebe también

La Casa del Jabonero

Enrique Romero “El principio de la educación es predicar con el ejemplo”.  Turgot Semana de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies